Ropa segunda mano: crea tu estilo.

Llevamos un tiempo oyendo hablar de la sostenibilidad, del medio ambiente, de la necesidad de reciclar y de ese nuevo concepto que agrupa la dinámica “eco-bio”. En anteriores ocasiones, ya os he hablado sobre la importancia de estos conceptos y de estas iniciativas. Pero como sabéis, en este blog, nos gusta la moda y nos gusta hablar de moda con responsabilidad, moda sostenible.

Moda eficiente-sostenible.

Hace un par de años, realicé un Máster sobre moda sostenible y ahí aprendí la importancia de saber valorar la creación de una prenda producida a pequeña escala en un entorno minorista y con elementos sostenibles-ecológicos, utilizando únicamente componentes beneficiosos para el medio ambiente como el algodón orgánico. Siempre he estado en contra de las grandes marcas y de la industria textil en cadena y de la producción a gran escala tras la que existe explotación infantil y por supuesto, utilizando elementos tóxicos para el medio ambiente y para nuestra propia salud. En aquel Máster también aprendí la importancia de utilizar ropa de segunda mano, de no tener que comprarte una chaqueta nueva, un pantalón o una blusa por cambio de temporada o porque está de moda. No hay que seguir las tendencias de las “bloggers” que ganan dinero promocionando esas marcas y esos estilismos. Ellas se dedican a ello pero desde luego, al común de los mortales no nos regalan los complementos ni nos pagan los viajes para subir un video y decir cuatro palabras.

La ropa de segunda mano no quiere decir necesariamente que sea anticuada, vieja y raída. Puede ser ropa de tus primas o hermanas o incluso de tu madre, si compartís talla – como en mi caso -; puede ser ropa de alguna amiga. Particularmente no os aconsejo acudir a tiendas de segunda mano para adquirir esa ropa, las veces que he estado me da la sensación de que es ropa olvidada, abandonada mezclando colores y texturas que no invitan a comprarla pero si podeis acudir a diseñadores y pequeños empresarios que pagan impuestos y apenas cuentan con un local donde trabajar sus prendas para que os personalicen aquellas que teniais olvidadas.

RENUEVA TU ARMARIO …. CON CONCIENCIA.

Así que seamos realistas. Se acerca el invierno, que suena a una conocida serie pero que es la realidad, estamos en Octubre, empieza a refrescar y se hace necesario revistar nuestro vestidor o armario. En mi caso, todavía tengo ropa de verano y este mismo finde tengo que hacer el cambio. Mi consejo es que saquéis todo lo que tenéis del pasado invierno y lo coloquéis sobre la cama o sobre una superficie. Todo bien estirado para tener una panorámica del conjunto de ropa que disponéis. Seguro que tenéis sweaters, blusas, vaqueros, camisetas y vestidos que os podéis poner perfectamente. En ocasiones, tendremos que desechar algún pantalón que se nos haya quedado pequeño o alguna blusa que haya perdido su calidad pero la gran mayoría de prendas son re-utilizables. Siempre podemos renovar nuestro armario con complementos nuevos pero sin volvernos locas.

RENUEVA TU ARMARIO, MANTÉN TU ESTILO.

Soy muy amiga de lo clásico, de lo atemporal. Unos vaqueros básicos – sin roturas ni agujeros por favor – una blusa blanca de manga larga abombada – sin parafernalias – y una chaqueta de algodón en tono azul marino con un fular en gris marengo sería un estilismo perfecto.

Me cansan mucho las “chavalas” que veo en el bus que temporada tras temporada varían su vestuario porque “es lo que se lleva”. Ahora, por ejemplo, regresan los pantalones con forma de campana que se llevaban en los años 90, ¿os acordáis? Eran cómodos, prácticos y calentitos, no tenían agujeros y estilizaban mucho la figura. recuerdo que todas tuvimos que deshacernos de ellos cuando pasaron de moda, aunque en nuestro caso, se debió más al cambio corporal, al crecer y desarrollarnos, de los 17 al 25 esos pantalones ya no servían. Y es que la moda siempre vuelve, es totalmente cíclica y nos permite re-utilizar sombreros setenteros, pantalones campana, blusas, chaquetas tipo chanel o abrigos victorianos.

Si abrimos el baúl de nuestros abuelos, siempre encontramos algo que nos pueda servir; botas de caña, abrigos y chaquetones, pantalones de pinzas, bolsos, foulares e incluso gafas de sol. Es impresionante lo modernas que vestían nuestras abuelas y mas impresionante que esa ropa vuelva a estar de moderna y nosotras, ahora, con treinta años, podamos volver a ponérnosla.

Vintage –actual.

Porque el cliché de lo “vintage” no quiere decir mas que eso, recuperar prendas de ropa y complementos que, a priori estaban olvidados en el armario y, años después, con algun arreglo y mucho cariño, podemos añadirlo a nuestro moderno armario y convertirnos en autenticas “fashion victims” sin pasar por caja.

Así que ya sabes, abre el armario, saca la ropa y realiza una sesión de estilismos. Muy importante, guardar siempre adelante, aquellas prendas que utilices a diario, mas a menudo y guardar en un armario seco, lejos de la humedad. Cuando hayas realizado esa sesión y hayas organizado tu “armario cápsula” sabras la importancia de reciclar y reutilizar ropa.

 

Deja un comentario


Responsable » Tania Serrulla Aguilar (servidora)
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de https://www.artemahosting.com/ (proveedor de hosting de TANIASERRULLA.COM) dentro de la UE. Ver política de privacidad de TANIASERRULLA.COM. (https://taniaserrulla.com/aviso-legal/).
Derechos »
podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.