Ahora soy mamá

ahora-soy-mama-babyjon

 

Quiero compartir con vosotros mi experiencia tras mi reciente estrenada maternidad en el mes de Julio. Cuando nació mi hijo, lo primero que se me pasó por la cabeza fue una sensación de felicidad absoluta, total y completa. Era mirarle y ver todo lo que podría desear en mi vida en su carita, sus manos, sus gestos, sus piernecitas que las tenia encogidas como una ranita. Esta sensación solo la experimentamos las que nos convertimos en madres. Lo que quiero decir es que, hoy en día, cada una es libre de ser madre o hacer una vida diferente, elijas lo que elijas es tu decisión y nadie debe influir en ella. Tengo una amiga que tiene 26 años y dice que no sueña ni por asomo con tener hijos y le preocupa que con esa edad cree que ya debería sentir la llamada de la maternidad. A su edad – ahora tengo diez mas que ella – yo tampoco pensaba en los niños ni en ser madre, al revés, me resultaban agotadores y molestos dependiendo de que tipo de niños y que tipo de padres, lo veía algo muy lejano, una idea casi onírica. Incluso cuando cumplí los 30, aunque me empezaban a decir eso de “se te va a pasar el arroz” que parece mentira que en pleno siglo xxi todavía nos digan eso a las mujeres…pero en fin, a lo que iba.  En mi caso, cuando decidimos ser padres, nos lo planteamos con una posibilidad, no como una obligación ni una carrera o competencia con otros amigos. Costó bastante que llegara y por eso pensamos que quizás no hubiera suerte y tuviéramos que hacer planes de pareja. La obsesión es muy mala compañera y consejera en este proceso. Pero finalmente llegó. Una de las cuestiones que menos comparto con respecto a las madres es que tengan que gustarte los niños para querer ser madre. !En absoluto! A mi me gusta mi niño pero no los niños de los demás, quizás ahora que soy mamá me fijo e interactúo mas con los demás niños, buscando su complicidad pero desde luego no es indispensable que tengan que gustarte los niños para querer tener el tuyo propio. Y es normal perder la paciencia a menudo e irritarte, no eres peor madre por ello. 

Tampoco creo que haya una edad ideal para convertirse en Madre. Llega cuando tiene que llegar. Hace poco leí que es el bebé el que elije a la madre que quiere tener ya estando en el limbo, por ahi, a la espera de nacer y la verdad es que cuando le miro, veo ese pensamiento y me siento identificada.

El embarazo

Mi experiencia ha sido fabulosa, he tenido un embarazo sensacional, con apenas nauseas los tres primeros meses, tampoco engordé mucho y no he tenido las molestias típicas de otras embarazadas.  Así que agradecida al universo….

¿Que ha cambiado?

Tus prioridades cambian. Era la frase que mas escuchaba antes de que naciera el peque y la que sigo escuchando. Realmente cambiar no cambia nada y al mismo tiempo cambia todo. Antes le daba prioridad a ciertas cosas como ver una película, serie o programa de tv y no perdía ni medio segundo de prestar atención a lo que estuviera viendo. Ahora, pongo la tele de fondo y algunas cosas si las veo pero otras sencillamente me da igual. Los planes no son importantes, ya en el embarazo nuestras salidas de pareja al cine, paseos, cenas, quedadas con amigos etc se redujeron, cuando trabajas, llega el fin de semana y quieres descansar, acurrucarte en el sofá con la mantita y ver cualquier programa de risa o alguna peli que te haga desconectar. En mi caso, me leo un libro o escribo algún articulo para el blog, como éste. Lo que si ha cambiado son mis prioridades en cuanto a compras. Ahora toda mi economía está enfocada en comprar cositas para el bebé, bodys, zapatillas, chaquetitas, el jersey de star wars en honor a su padre, peluches con sonido para la cuna, balancín….accesorios para la cuna, carrito….en fin, todo, para él. Y eso sí, en la foto, a mi me da igual salir mas o menos bien pero mi niño tiene que salir perfecto…

¿Cómo tengo la casa?

La casa, como la mayoría de las casas de las familias que tienen un bebé, según entras, ya reconoces la existencia de éste en la misma. Carrito de paseo, balanceadores, tronas, el espacio para las toallitas, toallas de algodón, baberos varios, ropa de repuesto por todas partes, canastilla de tela, mochila de paseo, tuppers de varios tamaños para guardar sus cosas, biberones en la mesa, gel esterilizador, mantas y almohadas en el salñon, mantas de juego con accesorios. Hay gotitas y manchas de leche en los tapices, el sofá y alfombras, colchas y almohadas y huele a bebé en todas las estancias, incluso en la habitación donde le cambiamos huele al rico olor de los residuos de los pañales. Evidentemente, hay un bebé en casa y se refleja en la nueva vida que habéis iniciado.

¿Qué le pasa a mi bebé?

Hay momentos en los que después de darle de comer, cambiarle, sacarle los aires y calmarle, de repente se pone a llorar y tu piensas ¿Qué le pasa ahora? Y no lo sabes, básicamente hay que adivinar, pueden ser gases, que los primeros meses son interminables, puede ser que se haya hecho caca – aunque le acabes de cambiar – puede ser que quiera lo que yo llamo el “chupito” de después o puede ser simplemente que reclama tu atención – la de la madre – porque al principio te reconoce y solo quiere contigo. Ese momento, en el que tu bebé te mira, te reconoce y te sonrié, es, sencillamente, maravilloso. Pero los primeros meses son un coñazo, con perdón, una rutina monótona y aburrida en la que el bebé pasa muchas horas durmiendo, apenas hace gestos o muecas y solo come, hace caca y si acaso se pasa una media de cuatro horas – por la noche – llorando sin parar y armándote de paciencia porque le duelen las tripitas por los gases – sus organitos se están formando-.

Pero pasados los tres meses y medio, empieza a interactuar, a intentar incorporarse y esa etapa es genial. La disfrutas un monton….

No tengo tiempo- sí me da tiempo :

El concepto del tiempo teniendo un bebé es muy relativo. Hay ciertos momentos en los que parece que no te da tiempo a nada porque le da el “cuarto de hora” que se convierte en dos horas y no te da tiempo a nada, permaneces pendiente de que se mueve mucho en el balacin y a ver si se va a caer y empiezan los monologuitos y los lloriqueos que no tienen una razón mas que reclamar la atención. Es cuestión de organizarse. las mañanas son mas complicadas porque está mas activo y las abuelas no están tan disponibles ya que salen a hacer la compra, van al banco, etc…la mañana se pasa rápido pero se hace eterna…a las tardes, en cambio, es más facil contar con ayuda y el bebé tiene tiempo de divertirse, jugar, echar la siesta…si estás trabajando, al finalizar la jornada hacia las siete y media- ocho, tienes ganas de verle y tu mente está activada para afrontar la última parte de la jornada: juegos, baño y cena que se puede alargar hasta las diez, once de la noche…

La cuestión de la lactancia: mi experiencia…

En esta cuestión prefiero ser cauta, porque cada madre tiene su opinión y sus preferencias. Estando embarazada, la gente me preguntaba si tenia intención de darle pecho y yo respondía que lo que surgiera, si era posible y me cogía, perfecto, si no, pues tendría que darle lactancia artificial y suplementaria. Y así ha sido, los dos primeros meses conseguí darle a duras penas el pecho pero el niño no agarraba bien y apenas ingería leche por lo que me vi obligada a sustituir directamente por la lactancia de continuación y así conseguimos que el bebé subiera de peso y, por consiguiente, que estuviera sano y hermoso. ¿Que me da pena no haberle podido dar pecho? Por supuesto, de hecho traté de retomarlo con la relactacion pero no pude, no producía leche. Lo importante era y es que el bebé este sano y crezca; lo de las defensas y la inmunidad son temas relativos. Luego esta el tema de las pediatras y matronas que te insisten –algunas veces de malas maneras – en que le pongas al pecho porque ellas tendrán que cumplir un servicio y dar cuentas a sus superiores para subir la estadística. Yo al final opté por decir que sí a todo lo que me proponían y luego hacer lo que yo quisiera. Tampoco hacen gran favor las madres famosas, influencers y celebrities que se dedican a subir fotos en sus redes sociales animando a la lactancia natural como si fuera una obligación de la mujer y haciéndote sentir mal si no la practicas, mostrando en esas fotos, el momento en el que amamantan al bebé. Ya os digo que cada madre es un mundo y cada bebé también.

Al final, es cuestión de adaptación, de conocerse mutuamente el bebé a la madre y la madre al bebé y saber qué cosas son realmente importantes y cuales no.

Otro aspecto que quiero destacar es la frase de un bebé supone muchos gastos, bueno, no estoy de acuerdo. En nuestro caso, el mayor gasto lo tenemos con la leche al tener que comprar Almiron, el bote no es grande y la dosis es alta, cada semana es una inversión de 26€ porque se realizan una media de 4 a 7 tomas, a la tarde -noche siempre hace doble toma mientras que al mediodía y media tarde toma menos…pero el resto de gastos no son tan abundantes, todo depende de como te administres. Si tienes suerte y a tu alrededor hay mas bebés, siempre te caerá ropita, los accesorios iniciales para los primeros meses no son caros, bañera, cambiador, complementos, cojines de lactancia, etc si acudes a tienda especializada en bebés sí puede ser caro pero como cuando lleva etiqueta “novia” que inflan los precios….

Por eso, a partir de ahora, intentaré resolver dudas y cuestiones a mamás primerizas y nos daremos apoyo mutuo en esta nueva etapa llena de descubrimientos.

 

 

Deja un comentario


Responsable » Tania Serrulla Aguilar (servidora)
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de https://www.artemahosting.com/ (proveedor de hosting de TANIASERRULLA.COM) dentro de la UE. Ver política de privacidad de TANIASERRULLA.COM. (https://taniaserrulla.com/aviso-legal/).
Derechos »
podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.