El Sueño de Evelyn (parte 1)

12 de abril de 2020                                               Autora: Tania Serrulla

Relato motivado para emisora de radio “DE RE MI Conmigo” por su conductora María José Zapata López, se puede escuchar en el programa emitido en domingo 5 de abril en el siguiente enlace

http://www.ivoox.com/49710775

 

La pequeña Evelyn de siete años había visto cómo sus abuelitos morían de forma inesperada. Veía a sus padres, Catalina y Pedro, llorar desconsoladamente y hablar de un virus malo, muy malo. La pequeña Evelyn había visto en el televisor muchas noticias que hablaban de ese virus, un bicho malo, una bacteria que era invisible, como un fantasma. Solo se veía a través de un microscopio, una bola con púas que estaba destrozando a las personas, las atacaba de forma indiscriminada, especialmente a los ancianos, como sus abuelos, eran las personas más vulnerables, de mayor riesgo. Evelyn, cuyo nombre real era Eva, había pedido a sus padres que la llamaran asi en honor a su heroína favorita, la bella Evelyn Carnahan de la saga La Momia, la aventurera bibliotecaria que se embarcaba en la búsqueda de momias y maldiciones junto al intrépido héroe Rick O´Connell. Eva quería ser como ella.

Y entonces se dio cuenta. Evelyn tenía la solución a ese maldito virus que estaba arrasando el país y obligando a los ciudadanos a confinarse en sus casas para no propagar más el contagio. Las cifras eran demoledoras y por primera vez en muchos años se estaban cancelando los eventos multitudinarios más importantes: los Juegos Olímpicos, el Congreso Tecnológico, el Orgullo Gay, Centros educativos cerrados, Ocio, cultura, todo se estaba yendo a pique….pero entonces Evelyn pensó en ellos, eran los únicos que podían parar esto, que podían atacar a ese bicho malo.

  • Papi, papi ¡corre! Tenemos que llamarles – exclamó la niña, inquieta y emocionada.
  • Que pasa, ¿tesoro? ¿A quién tenemos que llamar?. – contestó su padre.
  • A Los Cazafantasmas, son los únicos que pueden matar al virus, como en la peli. Además el virus es el Belerofonte y necesita la quimera para destruirlo, como en Misión Imposible 2.

Su padre, gran aficionado al cine ochentero, pensó que la cabecita inquieta e imaginativa de la niña no tenía límites y tras una larga conversación con ella, llamó a su hermano y a su mejor amigo que vivían en el mismo bloque y se pusieron los trajes de Cazafantasmas que tenían guardados en el trastero para dar una sorpresa a la niña, que reconoció a su padre bajo el disfraz y pensó que era un héroe, el héroe que el país necesitaba; con sus monos grisáceos, sus mochilas y las aspiradoras podrían combatir al virus. Pero necesitaban la ayuda de toda la población.

Evelyn, gran aficionada a los vídeos interactivos y a las nuevas tecnologías, contactó con sus amigos del cole e hizo un llamamiento para que el aplauso de las ocho de la tarde hacia los sanitarios fuera más fuerte que nunca ese día y todos los niños colgaran de sus balcones un dibujo de una aspiradora succionando al virus envuelto en llamas, muriendo.

La madre de la niña, Catalina, empezaba a mostrar síntomas gripales y mostraba preocupación hacia su marido en cada tos.

Los cazafantasmas saldrían al jardín esa tarde a las ocho y sacarían la artillería pesada, todo su armamento y lucharían contra el virus.

Pedro tomó la temperatura de su mujer, treinta y ocho y medio. Una lágrima recorrió su mejilla y su mujer le acarició. Le colocó un paño húmedo sobre la frente y regresó a la habitación donde se procedían a ponerse los trajes.

  • Papi, papi, no te olvides de esto – entró gritando la niña en la habitación.

Pedro se quedó mirando una pequeña maceta que le entregaba su hija con un poco de tierra y una pequeña hojita verde que había crecido en esos días. Pertenecía a la parcela del jardín donde habían enterrado las cenizas de los abuelos. Los abuelos de la niña habían sido incinerados por expreso deseo suyo y las cenizas habían sido utilizadas como abono para la repoblación forestal, empezando por su jardín.

Pedro miró a su hija y comprendió el mensaje.

  • Vale, cariño, pero para que no se marchite la plantita, la vamos a dejar aquí, junto a la foto de los abuelos. Para que nos den fuerza.

A las ocho en punto, los cazafantasmas salieron al jardín y pusieron en marcha su plan, desplegaron sus armas y sacaron las aspiradoras mientras Evelyn conectaba en directo en Youtube con toda la población. Unas gotas comenzaron a caer sobre el jardín de la casa y la temperatura subió hasta los veintisiete grados pero los cazafantasmas no se movieron de ahí, no se detuvieron. Aguantaron estoicamente el chaparrón y el calor y pusieron todo su ímpetu en hacer creíble la escena para que la niña fuera feliz.

Más tarde, Pedro arropó a su hija en la cama, y volvió al cuarto donde descansaba su mujer. La niña dormía agarrada a la plantita y al dibujo que había hecho de sus héroes en el jardín, matando a un virus imaginario que en su cabecita, era muy real.

A la mañana siguiente, volvió a caer un chaparrón pero esta vez las últimas gotas de agua dieron paso a un precioso Arco-iris, el más espectacular que se haya visto nunca, con la intensidad de sus siete colores. Catalina se levantó de la cama, la fiebre había bajado. Todos los medios de comunicación se hicieron eco de la noticia y retransmitieron nuevos datos sobre el virus, las cifras habían bajado, empezaba a remitir.

Conectando con el programa de Ana Rosa.

  • Hola Evelyn, cuéntame cómo te sientes siendo la heroína del País que ha matado al virus.
  • Llámame Eva, Eva Carvajal- contestó la niña
  • Ah, vale, pero pensaba que te hacías llamar Evelyn por la chica de la película esa que te gusta– dijo la presentadora.
  • Sí, pero yo soy mejor que ella, porque yo he matado a un demonio. Yo soy la quimera….

Deja una respuesta


Responsable » Tania Serrulla Aguilar (servidora)
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de https://www.artemahosting.com/ (proveedor de hosting de TANIASERRULLA.COM) dentro de la UE. Ver política de privacidad de TANIASERRULLA.COM. (https://taniaserrulla.com/aviso-legal/).
Derechos »
podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.