Encuentro entre Escritoras: INÉS PLANA

(DIRECTO INSTAGRAM)

El pasado jueves a las siete de la tarde, realizamos un directo con Ines Plana, autora de “Morir no es lo que más duele” y “Antes mueren los que no aman”. Os dejo la transcripción de la entrevista que le hice a través de Instagram direct en el que destaco la amabilidad y disponibilidad de una autora a la que admiro y agradezco enormemente su generosidad, honestidad y humildad. Como veréis, en esta entrevista, Inés habla de aspectos con los que me siento identificados y en muchas ocasiones se me escaparon las lágrimas al verme reflejada en las circunstancias que compartimos.

¿En qué te inspiraste para crear Morir no es lo que más duele?

No me inspiré en nada especial, puede ser en una película, en otro libro, una sensación, de alguna manera me interesaba explorar la maldad y el destino; la maldad es un sentimiento psicopático que tienen algunas personas, es algo tan doloroso como algo tan cotidiano como lo que está pasando en este confinamiento, personas que ponen carteles insultando a los sanitarios y empleados de supermercados mostrando una falta de empatía por el ser humano que es desolador. Esa maldad es la que quería explorar en mi novela pero subiendo el nivel de exploración.

Quería realizar una comparativa de la grandeza del ser humano que muestran  ayuda a algunos vecinos con esa maldad que nos pone a prueba a nosotros mismos con nuestras propias contradicciones.

¿Tuviste el control de la historia en todo el momento o sentiste que se te escapaba?

A lo largo de la escritura de una novela pasan muchas cosas, no sentí que se me escapara porque cuando escribes entras en el mundo de los personajes y te olvidas del tuyo propio. Entras en la historia, sí que a veces me ha pasado que me he bloqueado y no la sentía como mía porque me implicaba emocionalmente con ella, he intentado pisar firme desde el principio pero reviso muchísimo y tengo una especie de reloj interno cuando detecto o reconozco que me aburro o me pierdo en la estructura y me avisa. He peleado con los elementos, con la técnica, los personajes, pero ante todo hay que entender que escribir tiene que ser un acto de humildad hacia uno mismo y hacia la propia historia.

 

 

¿Cómo te documentaste para escribirla?

Como periodista mi deber es documentarme, en la literatura tienes que documentarte pero hasta un punto porque hay que dejar algo para la imaginación del lector, sino, se lo das todo hecho.

Tengo un amigo guardia civil que me ha asesorado, al ser un cuerpo con disciplina militar tiene sus peculiaridades, el me ayudó explicándome esos aspectos para trasladarlos a mi cabeza. Me ha asesorado sobre otros temas pero no demasiado para que no sea un reportaje. Hay cosas que me he inventado pero inspiradas en cosas reales. Que papel tienen los abogados, el juez, etc

¿A la hora de leer qué género te gusta?

Los clásicos, he aprendido muchísimo de Tolstoi, de Mery Shelley, Edgar allan poe, ellos me inspiran y elevan el listón alto y me hacen mejorar. Sé por dónde van ellos y me da una idea de por dónde debo ir yo, para alcanzar ese nivel de excelencia. Es imposible realiza una novela completamente redonda pero al menos, esos clásicos tienen un lugar muy importante en mi cabeza para perfilar la historia y aproximarme lo más posible a sus libros.

¿Tuviste claro el titulo o le diste muchas vueltas? ¿Qué buscabas con él?

Yo tenía un título de trabajo que era “Maldad”, de la misma que en la segunda era “Desesperación” sin embargo, al finalizar el libro, hablé con el equipo de la editorial y me sugirieron que buscaríamos un título más sugerente. Emily Dickinson es la poeta preferida de Sara Azcárraga en la primera novela, decidimos buscar e indagar y descubrimos un poema suyo que se titulaba así y pensamos que ciertamente reflejaba muy bien el sentimiento de algunos personajes que preferirían estar muertos.

¿Tienes alguna rutina de trabajo como sentarte cada día a escribir aunque no estés inspirada o prefieres descansar y sentarte solo cuando te lo pida el cerebro?

Para mi es una manera de vivir la realidad, necesaria, como respirar o beber agua; escribo todos los días y si un día sucede algo grave que me impide sentarme a escribir como una enfermedad o algo de fuerza mayor, entonces si me he podido sentir bloqueada y no puedo escribir pero si no, desde luego escribo y a veces para asegurarme me levanto a las cinco de la madrugada para escribir hasta las diez porque es un tiempo que tengo para mí. Me voy a la cama con los personajes, me levanto con ellos y tengo que expulsarlos de mi mente para plasmarlos al papel.

 

Siendo escritor expones mucho abres muchas puertas, es un acto de amor.

Hay que tener vocación y dar lo mejor de ti misma, pensar que has dado todo y lo que tenías en la cabeza está en el papel, ahí es cuando finaliza. Es una aventura como salir a navegar, durante la travesía hay momentos que hay calma, que hay tormentas. Me divierto mucho aunque mis historias sean sórdidas… Todo eso mueve mucha emoción.

¿Sueñas con tus personajes? ¿Les pones cara?

Si, totalmente porque vivo más con ellos que conmigo misma, con mi marido y mis perros. Los personajes nuevos tardo mucho en conocerlos, a veces tengo que volver atrás y pulir la trama. Son sentimientos como en una montaña rusa, tan pronto te planteas el futuro y ves esa incertidumbre pero necesitamos pensar en el presente. Da igual el momento en el que escribas mientras lo hagas con honestidad, con amor y pasión.

Uso algunos referentes fiscos para hacerme una idea de lo que no son, pocos rasgos y el resto dejo que lo imagine el lector. El personaje del Teniente Tresser tuve como referencia a Coronado pero para tener una referencia de que impone con su presencia y ahora me viene Asier Etxeandia. Para Adelaida, la psiquiatra de Tresser utilicé a Barbara Lennie como referencia por esa imagen que me transmite de encanto y de carácter.

¿Hay algún elemento que necesites incorporar en todas tus novelas?

Quería incorporar una mascota, un animal de compañía porque pienso que nos curan en su infinidad de amor. Suelo citar también mi tierra a través de la gastronomía…también incorporo algunos homenajes secretos que solo los reconocen esas personas que me conocen. Intento nombrar mi pueblo, Babastro al que tengo mucho cariño.

¿Cómo hiciste llegar el manuscrito a la editorial?

Cuando terminé la novela, envié una primea tanda a Espasa, una amiga mía me sugirió que lo enviara allí y narró su experiencia con un hijo me dijo que mandaría un email a Belén Bermejo, la que fuera mi editora. Las editoriales tienen su sistema de leer todo y la única manera de nutrirse es leerlos. A Belén le gustó la carta de presentación como periodista, apreció la técnica literaria que fue la que le gustó y decidió a leer el manuscrito a raíz de esa carta de presentación.

Quiero hacer llegar a los escritores noveles que me publicaron siendo una desconocida, confiaron en mi novela y vieron que podía tener futuro. Mi conocimiento del mundo literario-editorial era cero pero ha sido la mejor experiencia de toda mi vida, poder conocer a los lectores, abrazarles, sentir que has conectado a través de la historia, como contigo, Tania. Es un privilegio el poder publicar.

En la primear novela se tiraron 20.000 ejemplares y ahora que ha salido Antes mueren los que no aman…. se siguen vendiendo ejemplares de  Morir no es lo que más duele porque muchos lectores quieren conocer la historia anterior aunque no están relacionadas. No me gustan los cierres pulidos, con siete candados, me gusta dejar algo en el aire.

¿Qué sensación experimentaste cuando te dijeron que te lo publicaban?

Belén bermejo, me llamo para decirme que estaba contratada. Me pilló en carretera y casi salto del coche, fue un sueño. Son cosas que no piensas que una editorial grande como Espasa me llamara.

¿Qué consejo me darías como escritora que sueña con publicar sus novelas?

Yo cuento solo con mi experiencia. Lo primero que he dicho, mantener siempre la vocación, el amor por la escritura, estar convencido de que eso es lo que quieres hacer para mantener la fuerza que necesitas durante la incertidumbre que dura esos meses que tarda en llegar la repuesta de la editorial. Te aconsejaría corregir muchísimo muchísimo y tener la humildad de cortar, pegar, cambiar, suprimir, no hacer trampas, también considero que es muy importante no escribir lo que pienses que le gusta al público si no lo que te gusta a ti, tienes que ser honesto contigo mismo para ser honesto y llegar al público.

 

Ahora estoy muy contenta, trabajando mucho y leyendo manuscritos para valorar en el Concurso de Novela ciudad de Barbastro, para el Premio, que me hace mucha ilusión participar en la Semana cultura de Barbastro, lo vivía de pequeña.

Deja una respuesta


Responsable » Tania Serrulla Aguilar (servidora)
Finalidad » gestionar los comentarios.
Legitimación » tu consentimiento.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de https://www.artemahosting.com/ (proveedor de hosting de TANIASERRULLA.COM) dentro de la UE. Ver política de privacidad de TANIASERRULLA.COM. (https://taniaserrulla.com/aviso-legal/).
Derechos »
podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.